10 cosas que te arrepentirás de no haber hecho cuando eras joven.

03 mar, 2014

La vejez es quizá una de las etapas más duras y difíciles de aceptar en la vida. Marca una nueva fase que implica un mejor cuidado del organismo, limitaciones de ciertas actividades y quizá lo más notable: la perdida de energía. Cuando se es viejo la prioridad es cuidarse. En esta etapa es cuando uno ve en retrospectiva y entra en momentos de reflexión. Se analiza qué se hizo con la vida mientras se fue joven ¿Se aprovechó de manera adecuada? ¿Existió algo que no se hizo y se hubiese deseado hacer? y los más importante ¿Se está satisfecho o arrepentido?

Cuando se es joven, son muchas las ideas, sueños e ilusiones que se tienen respecto a la vida; y es que uno ¡quiere hacer de todo! Pero sucede que varias veces esas ideas, sueños e ilusiones no se hacen realidad por temores o críticas que se puedan enfrentar ¡No dejes que el miedo te bloquee! Cuando llegues a viejo seguramente te arrepentirás si no haces ese algo que siempre has deseado hacer.

Te dejamos 10 cosas que lamentarás no haber hecho cuando eras joven:

1. No haber viajado cuando se tuvo la oportunidad. Cuánto más tiempo pase, viajar resultará más difícil. Sobre todo cuando ya se tiene una familia. Sostener a  2 o 3 miembros más no resulta más sencillo que cuando se está solo.

2. No haber ido al concierto de tu artista favorito. Un error bastante común es pensar que ese artista volverá al país en otra oportunidad y es bastante probable que no sea el caso.  Así que ¡aprovecha en la primera oportunidad!

3. No hacer ejercicio porque “se tienen otras prioridades o no se tiene tiempo”. Los doctores recomiendan que se haga por lo menos de 30 a 60 minutos de ejercicio para tener una condición saludable. Pasártela todo el día sentado o acostado hará que cuando llegues a los 40 te arrepentirás de no haberte cuidado aunque sea un poquito. 

4. No escuchar los consejos de tus papás. Es normal que cuando se es joven lo que menos se desea es escuchar hablar a los padres, sobre todo porque estos parecen ser aburridos o unos aguafiestas. Pero la realidad es que lo te digan es porque  ellos también pasaron por algo similar y no quieren que tu cometas el mismo error o uno parecido ¡vamos! has el intento de escucharlos, ellos son una gran fuente de sabiduría.

5. Preocuparse demasiado. Es normal preocuparse por acontecimientos que se puedan dar a futuro y no desea estar lo mejor preparado posible. Pero existe una frase muy sencilla para esto: ¿El problema tiene solución? ¿No? ¡No te preocupes entonces! ¿Tiene solución? ¡No te preocupes!

6. No haber aprendido otro idioma. A medida que se envejece, el cerebro ya no rinde de la misma forma que cuando se era joven. Por lo tanto el aprendizaje resultará más difícil y es muy probable que al final no se aprenda nada o se olvide lo poco aprendido.

7. No terminar lo que se empezó. Cuando inicies un proyecto ¡terminalo! no importa que tan pequeño sea. El dejar todo “a medias” no solo será un síntoma de frustración, sino también la iniciación hacia un mal hábito.

8. No disfrutar el momento. El pasado ya fue y no puedes regresar a él, el futuro es incierto y lleno de sucesiones aleatorias. Detente un rato a ver lo que hay a tu al rededor y disfruta ese momento.

9. Guardar rencor. ¿Qué beneficio trae el recordarse constantemente de una persona que en algún momento hizo daño? Es solo una tortura y pasar un mal rato. Déjalo ir y sigue forjando tu propio camino.

10. Dar prioridad a los sueños de otros sobre los tuyos. Ayudar a tus amigos y familiares es una acto noble, pero nunca descuides lo que es importante para ti. Cuando hayas envejecido te sentirás frustrado por ver a todos con sus sueños realizados y tú sin haber hecho algo.

Post relacionados

  • image004

  • american-aegle-0664

  • shot_26_071_v2

Comparte tu comentario