¡Au revoir Wawasho… y gracias!

26 abr, 2013

Nuestros amigos de Esquisses nos compartieron el siguiente artículo que relata la despedida de Wawasho Records, uno de los pilares de la generación musical en Guatemala.

- Me vas a hacer chillar vos – ríe Ric Cabrera mientras posa por última vez entre los espejos del ahora desaparecido estudio Wawasho Records. – ¿Sabes?… – continúa el además guitarrista de Woodser con la mirada fija en las paredes – … nunca me gustó el color del lugar, café, siempre quise algo más llamativo, pero nunca se pudo- .

Por:  A. Garcia

Después de dos años el que fue una de los pilares de esta nueva generación musical en Guatemala, ha cerrado sus puertas. Muchísimos músicos han pasado por el lúgubre pero acogedor rincón bohemio en la garganta de la zona 10 capitalina, hasta mitificar esa figura que ahora descansa en los discos y recuerdos que forjamos ahí. George Harrison permanece colgado en un pasillo viendo al suelo mientras Thom York aún sonríe en ese su profundo letargo a un lado. Adentro el silencio impera como justo antes de presionar record y lo hará hasta que venga el próximo que se atreva a domar a la bestia.

1 2

Wawasho Records es parte de la historia musical, artística y cultural de Guatemala, tímidamente un Ric Cabrera tomó el lugar y lo afinó hasta convertirse en la cuna y casa de varios jóvenes músicos de la escena guatemalteca. Del folk gitano al rock espacial, todas las rarezas que florecieron de entre el concreto hasta darle color y vida a una de las épocas más psicodélicas y caleidoscópicas de la música en Guatemala, deben en gran parte a la labor de Cabrera. Ahora, no nos queda más que quitarnos el sombrero y despedir el barco que se lleva a científico loco que nos entregó este fantástico capitulo para el arte nacional. ¡Au revoir Wawasho… y gracias!

El nieto

 

Wawasho records es el tercer hijo generacional del estudio ubicado en la 19 avenida de la zona 10. Antes de ellos el lugar estuvo a cargo de YouO Production y antes, la vida comenzó en 1991 con Giacomo Buonafina y su Primera Generación. Bandas como Bohemia Suburbana, Alux Nahual, Radio Viejo fueron algunos de los nombres que empezaron grabando en ese lugar. La semilla que germinó Wawasho fue Ric Cabrera, productor musical, compositor y guitarrista de la banda guatemalteca Woodser, quien formó parte del equipo de trabajo de YouO.

4 5

En el 2008 Ric estudiaba una especialización en sonido en Full Sail University, en Florida, al regresar formó parte de UO Productions empezando así su aventura con la producción musical. Dos años después, en el 2010 Ric regresó a Full Sail para retomar unos cursos más. En agosto de ese año, de vuelta en Guatemala recibió una llamada del dueño del lugar “me dijo que el estudio estaba vacío, que si me interesaba” comenta, “le dije que sí y con mi papá empezamos a comprar todo el equipo”.

Entonces Woodser, cuna musical de Cabrera, empezaba a dar sus primeros pasos. Daimon Bulin, disco debut de la banda lanzado en el 2010 fue grabado precisamente en ese estudio, siendo parte aún de UO, poco tiempo después vendría Wawasho. “Empecé por la necesidad de grabar mis proyectos” afirma el guitarrista. Para el 1 de septiembre del 2010 Wawasho Records arrancó su frenética historia. Otras bandas, cercanas a Cabrera y Woodser como Hot Sugar Mama, Fraaek, Republi-K y The Killer Tomatoe empezaron a escribir la historia  del estudio.

“Desde el principio, desde que entramos se sentía una aura de experimentación, de ganas de hacer las cosas, de grabar cosas diferentes, de no tener límites” afirma Pancho Rodriguez, vocalista principal de Hot Sugar Mama; “Wawasho significó un punto de partida para nuestra banda, cuando llegamos finalmente pudimos concretar el materializar nuestra música y lograr grabar un EP”. Así como el Quak! de Sugar Mama, vinieron otros discos como el Republi-k LP de Republi-k, el Criterio amplio de Pat’za, un disco inédito de Fraaek con planes de lanzarlo (¡espérenlo!) y los consecuentes trabajos de Woodser, el estudio empezó a crear su biblioteca musical.

“Estaba súper nervioso” admite Rick, “fue una gran emoción el empezar a hacer algo tan grande, pero tenía tanto miedo de cagarla; es una gran responsabilidad el tocar la música de otra persona, es algo muy delicado”. Parte de la escena de rock alternativo e indie que ha emergido durante los últimos años viene adjudicada al trabajo realizado en Wawasho. Esa hermandad se debe también a la filosofía de Ric fue el promover el intercambio de bandas “algún día tenía a The Killer Tomateo y Volver juntos, el tener relación con otras bandas se volvió algo muy importante aquí” afirma, “conocés músicos, hacés amigos, compartís música y más gente conoce tu banda, y así, se van fortaleciendo los círculos musicales acá, forzosamente el estudio me vino a abrir la mente a nuevos estilos de música” ríe.

Ric admite que si bien empezó Wawasho como un negocio, no estaba cerrado a ningún estilo de música “la gente venía y me decían que querían grabar y quién era yo para decirles que no” afirma. Eso hizo que poco a poco el lugar creciera “en dos meses tenía una base de datos bastante grande que pensé que iba a ser el paraíso” ríe, “pero para el cuarto mes, paró por completo, durante el siguiente semestre se trabajó muy poco, realmente no gané mucho de él, hasta hoy sigo perdiendo, cada mes era como una apuñalada”.

 

6 7

Ganando terreno

 

Ric entró a la escena musical como un desconocido, así como el resto de bandas, pero, poco a poco su nombre y el de la productora empezó a ganar terreno, el éxito de Woodser acompañó al de Wawasho de la mano. “El problema en un principio fue que nadie me conocía, grababa lo que viniera, a mis amigos por ejemplo” continúa el guitarrista “el que Woodser creciera me dio cierta credibilidad”. Parte de ese crecimiento y difusión le dio la oportunidad al estudio de trabajar la Garra Chapina del 2010, Ric y compañía empezaban a tocar y a darse a conocer en los círculos que circundaba Viernes Verde por lo que Wawasho fue la opción lógica para el trabajo.

De igual forma, uno de los frutos más importantes para el estudio fue el haber grabado las sesiones de estudio de las bandas involucradas en el primero proyecto del Centro Cultural de España, Zona M (ZOM) del 2011. “De las propuestas que recibimos, esta fue la más fuerte” comenta José Farnés, dueño del bar de rock Bad Attitude y parte fundamental del desarrollo de ZOM. “Fue una gran ventaja que Wawasho es un estudio construido como tal, no una casa hecha estudio” continúa “además, aquel (Ric) tiene estudios en sonido, cuando llegamos nos explicó los efectos de las alfombras y la madera en las grabaciones, la distancia correcta de los micrófonos, etc., esto nos convenció, su profesionalismo y conocimientos”.

 “Yo nunca fui buen publicista” ríe Ric, “pero con el primer ZOM fue publicidad inmediata, no lo hice por eso, pero ese proyecto nos dio a conocer a varios géneros y bandas que no sabían del lugar; Woodser me dio credibilidad, ZOM y la Garra le dieron peso a mi trabajo y lo siguen haciendo”. Sin embargo, Wawasho como negocio nunca funcionó muy bien, Ric lo llama más bien un campo de juego, una universidad extendida “yo no pude haber trabajado sin el estudio y el estudio no existiría si no fuera por mí, pero siempre fue una lucha, fue más bien un boom personal que uno económico”.

“El estudio nos ayudó a profesionalizar el trabajo de algunas de las bandas que trabajamos” afirma Jurek González, fundador y director de BajoPresión Records; “lastimosamente nos tardamos mucho en trabajar juntos, pero fue genial que haya pasado porque aquel no solo las trabajó porque sí, les gustó supo sacar lo mejor de esas sesiones, no solo grabar algo y ya, sino ponerle atención a todo y saber que no todas las bandas son iguales y cada una necesita algo diferente”.

Y así se seguían sumando nuevos nombres al muro (literal y en sentido figurado) del estudio. Wawasho continuó como referente para la siguiente edición del festival Zona M y así, nuevas bandas se unieron a la experiencia. DubVolution, Humus Fuga, Magma, Ishto Jueves y Cóctel fueron algunos de la nueva oleada de músicos que inmortalizaron su música en el estudio de Ric Cabrera. “Fue como oxígeno para mi música, siempre es bueno entrar a los espacios que como vórtices convocan a los músicos de una generación” afirma el Ishto Jueves sobre su experiencia trabajando en el estudio, “le agregaron un enfoque refrescante, nuevo e incluyente al medio musical guatemalteco”.

8 9

Bittersweet syhmphony

 

A pesar del talento, de la historia y la huella que ha dejado Wawasho en la música guatemalteca, todo tiene que llegar a un final. Ric se asoma a una nueva etapa de su vida, personal y profesionalmente, nuevos horizontes se aproximan y eso también implica cerrar el estudio “es el fin de una época, siento que cumplí mi ciclo, es un sentimiento agridulce, qué bueno que estuvo, y qué mierda que se está acabando” comenta entre suspiros “solo espero que quien sea que lo agarre no trabaje en contra de los ideales de los músicos que pasaron por aquí, espero que no sea una cima, sino un despertar y que esto siga para rato”.

Ric apunta hacia nuevos nortes lejos de Guatemala, razón por la cual también debía cerrar el estudio “tengo que seguir aprendiendo vos” afirma “ahora siento que estoy en una etapa en que mi crecimiento se volvió más lento, necesito algo más intensivo, quiero trabajar algo más”. Ric apunta a Atlanta para marzo, esperando llegar a Doppler Studios o posiblemente a Rex Trax Studios y así inmiscuirse en la escena local y seguir infectando todo a su paso. “Voy a conocer mucha gente y así como hice acá hace un tiempo, pedir que me dejen grabarlos y así seguir creciendo” comenta “llego confiado en que el trabajo que hice aquí me preparó, el conocimiento y renombre que logré sin duda me van a servir allá”.

“Es una lástima que la gente no lo pudo aprovechar” afirma Jurek (BajoPresión Records) sobre la importancia del estudio, “es, sin lugar a dudas, un lugar que van a extrañar”. Para Ishto Jueves, la partida de Ric y el cierre de Wawasho deja un gran vacío en la escena musical del momento “no es solo un estudio, es un espacio generacional que será difícil de suplantar” asegura “ellos nos vinieron a replantear la necesidad de jammear, de hacer música juntos, colaborar… es una pérdida y una llamada de atención”. Para Pancho y Hot Sugar Mama, así como muchas bandas fue el inicio de una época “es una pena y una lástima que termine” afirma el vocalista, “dieron un gran aporte a la música en guate, el aportar un espacio de creación a las bandas emergentes”.

Para Ric Cabrera, mejor conocido el guitarrista de Woodser, su carrera profesional es una antología de momentos, no solo es su banda, no solo es A Moment, no solo es Austin TV, no solo es Brasil, un concierto de miles o con un par de pelones no más, o incluso ser reconocido en el aeropuerto – ¡fue bien creepy vos! – , ese vientre (como cariñosamente lo llama) conocido como Wawasho Records guarda un lugar especial en el corazón y la formación del músico/productor/compositor “significó llegar a un punto de kilometraje que quería llegar” afirma, “aprendí demasiado, más de lo que creí, pero así como me daba estabilidad, me mantenía amarrado”.

Wawasho Records, en la 19 avenida y 15 calle de la zona 10, su estudio musical por excelencia cierra sus puertas, pero no sin antes haber dejado un capítulo inolvidable para el arte y la música del país. Aportaron un escenario, un estilo, una comunidad, una hermandad, alimentaron un fuego que venía gestándose desde hace tiempo hasta ser una de las antorchas principales de esta nueva generación. Fortalecieron un sonido hasta hace poco inédito en el país y con guitarras psicodélicas, baterías marchantes, trompetas tribales, violines delicados, pianos melancólicos y un abanico interminable de voces nos dejan un gran recuerdo, una tremenda resaca que nos seguirá intoxicando por años venideros por el resto de músicos que nacieron, crecieron y vivieron ahí. ¡Au revoir Wawasho…y gracias! ¡Muchas gracias!

Mi trabajo es vela por la producción en sonido y afinación, pero lo que siento que quise hacer, fue buscar la llamita que está en la música. No me interesó que fuera tan clínico, que llegaran, que tocaran, lo grabo y lo copio. Actualmente se puede usar la tecnología para que todo quede perfecto, pero se siente insípido y no tiene esencia. Logré hacer que la gente dejara su alma tocando. El rock es shuco, es imperfecto, pero esa es la magia de la música”.

10 

Ric Cabrera, 2012

 

RESULTADO FINAL

http://www.esquisses.net/arrevoirwawasho/

Post relacionados

  • Maria-Mercedes-Coroy-indigena-guatemalteca_PERIMA20160509_0004_1

  • IMG_1520 (1)

  • Emilio Méndez5

Comparte tu comentario