De la cancha a la política: Bebeto diputado y Romario al Senado

06 oct, 2014

El exfutbolista brasileño Bebeto ganó hoy un segundo mandato de cuatro años como diputado en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro y emuló el éxito de su compañero de selección Romario, quien cambiará la Cámara de Diputados por el Senado.

 Bebeto, del Partido Solidaridad, recibió 61.082 votos, el 0,79 % del censo electoral de Río de Janeiro, según los datos del Tribunal Superior Electoral (TSE) con el 100% escrutado.

Romario, que actualmente es diputado, fue elegido senador para un mandato de ocho años, con 4,68 millones de votos, el 63,43 % del censo electoral en el estado de Río de Janeiro.

El que fuera campeón del mundo en 1994 se incorporó a la política hace cuatro años como diputado federal por el Partido Socialista Brasileño (PSB), con el que ahora alcanza la cámara alta por goleada gracias a los 4.682.924 votos obtenidos.

La distancia con su rival más cercano, el conservador César Maia, del partido liberal Demócratas (DEM), aumentó significativamente a lo largo de la campaña, y finalmente este obtuvo un 20,51 % con 1.514.397 votos.

La campaña electoral de Romario combinó una fuerte presencia en redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram con referencias a los más desfavorecidos, además de algunos guiños a su pasado deportivo.

En uno de sus últimos actos electorales, el domingo pasado, “O Baixinho” (“el bajito”) visitó la favela carioca en la que nació, Jacarezinho, donde afirmó que allí aprendió a “vivir con dignidad” y aseguró que el dinero público “debe amparar a los que más lo necesitan”.

La campaña de Romario también incluyó constantes alusiones a uno de los temas centrales de su incursión en la política, la defensa de los niños con discapacidad, como su hija Ivy, que padece síndrome de Down y junto a la que acudió hoy a votar.

“A partir de un resultado positivo en las urnas, voy a cumplir”, dijo Romario a periodistas después de ejercer su derecho al voto en una escuela del barrio carioca de Parada de Lucas, y añadió que espera hacer “un mandato histórico para Río de Janeiro”.

A pesar de que su candidatura fue por el PSB, Romario no hizo campaña por ninguno de los candidatos a las elecciones presidenciales, y no aclaró si votó por su correligionaria, Marina Silva, o por Dilma Rousseff, a quien apoyó en las elecciones de 2010.

Con este resultado, el máximo goleador de tres ligas diferentes (española, brasileña y holandesa) y considerado uno de los mejores cinco futbolistas de la historia, puede permanecer en el Senado brasileño durante los próximos ocho años.

Los dos delanteros coincidieron en la selección brasileña que ganó el Mundial de fútbol de Estados Unidos en 1994 y ambos se iniciaron en la política en 2010.

Romario y Bebeto no son los únicos futbolistas en participar en la política brasileña. Ronaldo fue convertido en una de las figuras que deben ayudar a elegir al candidato presidencial opositor Aécio Neves en la segunda vuelta del 26 de octubre contra la mandataria Dilma Rousseff.

“Vamos a hacer como dijo Ronaldo, vamos a darle vuelta al partido”, dijo el gobernador Alckmin, que puso a disposición de Neves la máquina del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) en Sao Paulo para ayudar a elegir al candidato presidencial.

El “Fenómeno”, celebridad que apoyó desde el primer momento a Neves, incluso cuando las encuestas lo relegaban a un tercer lugar, fue recordado en su discurso por el gobernador reelegido de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, al festejar su victoria en primera vuelta con el 57,31 % de los votos.

En Osasco, en la región metropolitana de Sao Paulo y territorio del rival Partido de los Trabajadores (PT), Ronaldo caminó hace una semana por barrios populares junto a Neves, la sorpresa de la elección al romper el pronóstico de los sondeos y llegar al segundo lugar con 33,78% de los votos, detrás del 41,39% de Rousseff.

Exgobernador de Minas Gerais, Neves obtuvo el 44% en Sao Paulo, mayor colegio electoral del país, por lo que Alckmin pronosticó que será el opositor que puede sacar al PT del poder nacional que ostenta desde 2002.

Alckmin recordó la derrota que él mismo sufrió ante Luiz Inácio Lula da Silva en 2006 y las del senador electo hoy José Serra en 2002 y 2010, cuando disputó las presidenciales ante Lula y Rousseff respectivamente.

“Serra y yo pateamos en el poste del arco. Ahora el que tiene que marcar el gol es el pueblo. Como dice Ronaldo, vamos a dar vuelta el resultado porque así es mejor, vamos a transpirar la camiseta para que Brasil encuentre su rumbo”, dijo el gobernador.

Ronaldo, quien jugó en Real Madrid, Barcelona, Inter, Milan y Corinthians, entre otros equipos, comenzó a apoyar a Neves desde antes de junio, vísperas del Mundial 2014 organizado por Brasil, del cual dijo que el país “iba a pasar vergüenza” siendo él miembro del comité organizador local (COL).

Campeón mundial en 2002 como gran figura y en 1994 en calidad de suplente, Ronaldo se dedica a su empresa de márketing, pero comienza a hacerle coqueteos a la política, en la que otras glorias del fútbol brasileño han obtenido victorias este domingo.

Fuente: EFE

Post relacionados

  • Foto 2

  • 2

  • Quaker team mesa principal

Comparte tu comentario