Desordenes Alimenticios

31 may, 2013

Por: Ana Lucía Arrivillaga

Recuerdo cuando yo tenia 8 o 9 años y todavía me gustaba jugar con muñecas (creo que asi fue hasta los 11 años haha). Esto es algo muy diferente a lo que vemos en estos días, niñas de 7, 8 o 9 años que se preocupan por dietas, carbohidratos, grasas y calorías.  Lamentablemente, los desordenes alimenticios están apareciendo cada vez a mas temprana edad. Recuerdo que cuando realice mis practicas en un hospital de niños en Houston hace ya alguuuunos años, había un par de niños menores de 10 años internados por problemas de anorexia. Dificil de creer. Pero, ¿Quién o que es el culpable de esto?

Según lo que yo he experimentado en mi clínica, muchas veces estos problemas empiezan desde la familia. Hijos e hijas de padres demasiado perfeccionistas. Madres que se preocupan exageradamente por su peso, por su alimentación, etc. Estas son cosas que los hijos miran, absorben, y se llevan con ellos por el resto de sus vidas. He tenido mamas que llevan a sus hijas de 9 años a la clínica, preocupadas por cosas como: Esta muy gordita. Le están saliendo caderas. Tiene celulitis en su pancita. Aunque no lo crean, estos son comentarios que muchas veces las madres hacen enfrente de sus hijas.

No digamos en los colegios. Niñas haciendo “dietas”. Comparando sus pesos y medidas. Tallas de pantalones. Etc. Es en realidad triste. Pero como siempre dice (sabiamente) mi mama: No hay que preocuparse. Hay que ocuparse. Entonces, ¿Qué pueden hacer los padres al respecto?

Primero que todo, los padres deben estar muy atentos a señales de alerta que algo esta mal, por ejemplo si su hijo o hija:

  • Ha perdido peso últimamente

  • Niega tener hambre todo el tiempo

  • Se ejercita exageradamente

  • Dice cosas como: “me siento gord@”.

  • Deja de asistir a eventos sociales, piñatas, etc. con tal de no comer .

  • Utiliza laxantes o diuréticos

  • Inventa excusas para ir al baño después de comer.

¿Qué medidas pueden tomar los padres?

  • Evite comentarios negativos referentes a la comida, por ejemplo: no como pan, pues tiene muchos carbohidratos. En lugar de esto, mencione los beneficios que cada alimento aporta, por ejemplo: el pan integral me ayuda a tener energía.

  • No compare a sus hijos. No saben cuantas veces en la clínica he tenido a papas diciéndome:  en la casa hay chucherías siempre porque mis otros hijos son flacos, solo el es gordito. Que un niño sea delgado no significa que deba comer chucherías. Es importante que toda la casa ingiera comida saludable.

  • Evite pesarse enfrente de sus hijos. Que ellos no piensen que su felicidad dependerá de un numero en la balanza.

  • Restrinja las horas que ven televisión, y hágales entender que los prototipos de belleza que vemos en televisión y en las revistas no son la realidad.

  • No se refiera negativamente en cuanto al ejercicio, por ejemplo: como me comi este pastel mañana me va a tocar hacer 2 horas de ejercicio. Ellos aprenderean que el ejercicio es algo malo, aburrido. En lugar de eso, programen actividades familiares divertidas como salir en bicicleta, nadar. Que aprendan a disfrutar el ejercicio.

Y si sospecha que su hij@ podría estar desarrollando algún tipo de desorden alimenticio, no dude en consultar a un profesional en el area.

 

Más información en: Nutríre Weight Loss and Nutrition Clinic

Post relacionados

  • DaveMool-97

  • Mujeres Grandiosas

  • Yogurt

Comparte tu comentario

  • Comentarios recientes
  • Entradas recientes