Domesticación de Animales

21 oct, 2013

La domesticación de los animales es un proceso en el que, mediante crianza selectiva, especies determinadas adquieren características fisiológicas, morfológicas, de comportamiento y genéticas, diferentes a las de sus ancestros salvajes.  Esta reproducción y crianza se hace bajo el dominio del hombre, en ambientes controlados y en condiciones de cautiverio.

En la historia del ser humano, esta actividad se remonta al período neolítico, con el inicio de la agricultura, la domesticación de plantas y animales como fuentes de alimento y herramientas de caza. Con el paso del tiempo, las razones de domesticación han variado. El gato fue domesticado en el Antiguo Egipto, como un animal de compañía, sobre todo útil para cazar roedores, protegiendo los silos donde se guardaban las cosechas.

Existe una moda creciente de adquirir animales exóticos como mascotas de compañía, lo cual ha generado debates acerca de la validez, legalidad e impacto que tiene en las especies este tipo práctica. Existen zoocriaderos que se dedican a reproducir especies en  cautiverio para su venta. No obstante, muchos ejemplares –reptiles, mamíferos, primates, etc.- son raptados de su hábitat e introducidos en ambientes extraños como hogares y jaulas.  Esto se traduce en situaciones de mucho estrés para cada animal, en ocasiones también incluye alimentación inadecuada y maltratos, lo cual por lo general conduce a la muerte.

Los peligros también se extienden hacia los humanos, ya que muchos de estos animales pueden propagar enfermedades –como la salmonella, muy común en los reptiles y anfibios-. También es importante tomar en consideración que cualquier animal, haciendo caso a sus instintos, puede lastimar a una persona.

Se han dado casos en los que el medio ambiente también se ha visto afectado por la introducción de especies ajenas. La pitón birmana, por ejemplo, muy demandada en el estado de Florida, E.E.U.U.  Al crecer hasta tener tamaños demasiado grandes para mantener en los hogares, fueron liberadas en los Everglades, donde  se propagaron y proliferaron, causando desbalances en el ecosistema local. Lo mismo ha sucedido con el pez león, originario del Océano Índico, al ser venenoso no posee enemigos naturales en los arrecifes centroamericanos en donde fue introducido.

 

Post relacionados

  • Foto Mitsubishi 1

  • image001 (1)

  • image004

Comparte tu comentario

  • Comentarios recientes
  • Entradas recientes