El desayuno ¡la comida fundamental del día!

24 jul, 2013

Consumirlo o no, nos afecta de forma notable a corto y a largo plazo, descubre todos los detalles en el siguiente artículo.

Por: La nutricionista Andrea Auyón

Hoy por hoy la mayoría de los seres de nuestra especie vive en un mundo globalizado en donde corremos, nos aceleramos y nos estresamos.  Es común  que en las mañanas, muchos de nosotros decidamos “canjear” unos minutos de más sueño por el desayuno, y salimos a la rutina con el estómago en blanco.

En este artículo vamos a hablar sobre la importancia de este tiempo de comida desde el punto de vista nutricional.  Adoptar unos cuantos hábitos (como desayunar) puede ayudar a minimizar el riesgo de algunas enfermedades y tener una repercusión positiva en la salud.

Un desayuno balanceado contribuye a un reparto más uniforme de las calorías a lo largo del día.  La primera comida es la que interrumpe el período de ayuno prolongado que ocurre desde la cena, por lo que eleva los niveles de glucosa en la sangre y de esta forma ayuda al cuerpo a funcionar con mayor efectividad.

El desayuno debería incluir:

  • Carbohidratos: Como pan, cereales o tortillas.  Estos son los nutrientes que el cuerpo utiliza como primera fuente de energía.
  • Fuentes de proteína: Como leche, yogurt, huevos o quesos bajos en grasa.
  • Vitaminas y minerales: Como frutas y verduras.

No es recomendable comer alimentos altos en grasa o fritos en el desayuno, ya que el organismo tarda más tiempo en digerirlos y no son una buena fuente de nutrientes, por lo que no se aprovecha la energía que el cuerpo necesita para comenzar el día.

No desayunar NO te hará adelgazar, esto es un mito.  Las personas que desayunan generalmente mantienen el peso dentro de límites saludables en mayor medida que las que omiten esta ración.

El hecho de repartir las calorías durante el día en 4 ó 5 comidas, ayuda a que no se sobrecargue ninguna de ellas.  Esto también contribuye a evitar picar entre horas (snacks, golosinas y otros dulces) Factor muy importante a la hora de controlar el peso.

Además, pasar tantas horas en ayuno provoca que se llegue a la siguiente comida con más apetito del que se debería, lo que obliga al cuerpo a comer más provocando que se genere el efecto contrario a la reducción del peso.

Todo lo que hagamos o dejemos de hacer en estos días de juventud, tendrá repercusiones en nuestra vida adulta.  Tomemos hábitos sanos y tomaremos control de nuestra vida.

Post relacionados

  • Viver

  • Foto Oficial - Nutrition for the Future - Pepsico LATAM

  • historia-hombre-sin-hogar-y-perro-buster

Comparte tu comentario

  • Comentarios recientes
  • Entradas recientes