El FC Barcelona multa a Neymar

02 sep, 2014

 Neymar llegó el lunes a Miami para incorporarse a la selección de Dunga pero su protagonismo se quedó en Barcelona, por cuanto se da por hecho que el Barça, por decisión de Luis Enrique, habría decidido imponerle una multa por firmar autógrafos el domingo en Villarreal mientras calentaba en la banda del campo de El Madrigal.

Si bien el club no confirmó este extremo, tampoco negó el monumental enfado que se produjo al descubrir como minutos después de que el entrenador le ordenase salir a la calentar en la banda, el delantero brasileño se despreocupó del juego y de su preparación, atendiendo a un aficionado que desde la primera fila de los graderíos le acercaba una bota para que le pusiera su firma y estrechando después la mano a otro.

En la época de Pep Guardiola (el asunto se suavizó hasta el extremo bajo el mando de Gerardo Martino), las sanciones económicas por actos de indisciplina o contrarios a lo establecido por el entrenador tenían un coste mínimo de $600 euros [$787 dólares] que en el caso más grave, antes de provocar un expediente, podían alcanzar los 6000 [$7 mil 868 dólares].

No se sabe la cuantía con que el club, o Luis Enrique, decidirán castigar al brasileño y aunque el Director Deportivo pasó este martes de puntillas sobre el asunto limitándose a asegurar que en el club “no tenemos ningún problema con Neymar”, la realidad es que su proceder en Villarreal no quedará impune y servirá de aviso generalizado.

Luis Enrique no descubrió de buenas a primeras el suceso, por cuanto desde el banquillo estaba absolutamente centrado en el partido, pero en cuanto fue informado del caso, que se convirtió en público y notorio a través de las cámaras de televisión, no ocultó su profunda decepción, por entender que su futbolista desatendió gravemente sus obligaciones.

Se da la circunstancia, agravante, de que Neymar atendió a los hinchas en un momento clave del partido, con empate y cuando más precisaba cambiar el rumbo el Barça para romper la resistencia del Villarreal.

A su salida, el brasileño falló un gol a un metro de la portería al no acertar a levantar el balón ante el desesperado estirón de un defensa bajo palos, aunque minutos después inició la jugada que acabó en el gol de Sandro, al dar un excelente pase a Messi, quien asistió al canterano.

La actuación de Neymar, sin ser mala, no sobresalió especialmente pero quedó marcada por su actitud, que recordó al pasotismo que se adivinó la pasada temporada y que es, precisamente, una de las facetas que quiere extirpar de manera inequivoca Luis Enrique del vestuario.

Fuente: ESPN DEPORTES 

Post relacionados

  • Foto 2

  • 2

  • Quaker team mesa principal

Comparte tu comentario