Fábregas iría al Manchester United según ESPN

21 abr, 2014

El Manchester United está decidido a negociar con el FC Barcelona el fichaje de Cesc Fábregas y, de acuerdo con lo publicado por la prensa inglesa (de la que este lunes se hicieron eco diversos medios españoles), estaría en disposición de presentar una primera oferta de 30 millones de euros para hacer realidad el regreso del jugador a la Premier.

Futbolísticamente Cesc atraviesa su peor momento anímico desde que fichó por el Barcelona hace ahora cerca de tres años. Su encaje en el vestuario se ha demostrado mucho más sencillo que en el terreno de juego, donde su rendimiento no ha respondido a las expectativas creadas y ha ido creando un caldo de cultivo entre la hinchada, que siempre le ha señalado como uno de los responsables de la caída en el rendimiento general del equipo.

 El domingo por la noche, el público que se mantuvo inalterable en su apoyo a Messi y no sentenció como se temía al equipo, dirigió su mayor descontento hacia el jugador de Arenys, quien a su entrada en el campo recibió en primera persona el descontento a través de una pitada indisimulada. Es por ello que ya de manera firme en el seno del club crece la sensación de que un traspaso sería la mejor salida para un Cesc aturdido y desencantado.

La rumorología en cuanto a su venta no es nueva. Hace menos de un año, acabada la pasada temporada, su nombre ya fue relacionado con el Manchester United, donde su nuevo entrenador David Moyes le marcó como el encargado de liderar la renovación de unos Diablos Rojos que estudiaron también el fichaje de Thiago Alcántara y acabaron incorporando al cierre del mercado a Marouane Fellaini, cuyo rendimiento en Old Trafford ha rozado la mediocridad.

Sintiéndose en el centro de la diana, Cesc nunca ha cerrado la puerta a su marcha, a pesar de que entonces proclamó su intención de convertirse en pieza fundamental del nuevo Barça de Martino. El entrenador argentino, en su política de rotaciones, confió al catalán un papel indiscutible en los partidos cumbre de la temporada. Así, comenzó por ser titular en la Supercopa contra el Atlético, se mantuvo en los dos partidos ligueros frente al Real Madrid, en la final de Copa ante el equipo de Ancelotti, en los dos de la eliminatoria de Champions ante el Manchester City y en los que desembocaron en la eliminación continental frente al Atlético de Simeone.

 Indiscutible en los planteamientos del Tata, su trascendencia en el césped ha ido en descenso, en una repetición trágica de lo ocurrido en pasadas temporadas, en las que el rendimiento del catalán pasó del notable en la primera mitad del curso al suspenso sin paliativos en la recta final. Y a ojos del barcelonismo la situación se ha mantenido.

 En total Cesc ha tomado parte en 51 de los 55 partidos oficiales disputados a lo largo de la temporada por el Barça, siendo titular en 43 de ellos y aunque solamente ha completado en 15 ocasiones los 90 minutos, su papel en el equipo ha sido muy superior a lo percibido por la afición.

En el ‘Plan renove’ que se especula trabaja Andoni Zubizarreta ante el nuevo curso, el nombre de Cesc Fábregas está marcado como dudoso. Si nadie duda de su calidad, su fama en la Premier concede esperanzas de que su traspaso permitiría unos buenos ingresos al club para acudir al mercado. Así, además, se entiende que en el Barça ni se le tiene por un jugador trascendental ni se contempla su salida como preocupante. Al contrario.

 Existe, además, una circunstancia que alimenta el rumor. Cesc llegó en el verano de 2011 al Camp Nou por expreso deseo del entonces entrenador Pep Guardiola y su traspaso se entiende como una nueva puya dirigida al hoy técnico del Bayern Munich, dando a entender que su gestión en los fichajes (los nombres de Hleb o Chygrynskiy se catapultan convenientemente al primer plano) no fue precisamente positiva.

 En el Barça el silencio es de momento absoluto. El club está pendiente de acabar la temporada lo mejor posible por un lado y de recibir el perdón de la FIFA por otro, pero el silencio institucional no significa que abra todas las vías en lo que a la planificación futura se refiere.

 Y una de las operaciones que se aventura más probable es la de Cesc Fábregas. Los 30 millones de euros que se asegura está dispuesto a pagar el Manchester United son una invitación a cerrar su etapa de la mejor manera.

Fuente ESPN

Post relacionados

  • Foto 2

  • 2

  • Quaker team mesa principal

Comparte tu comentario