Fashion Police

09 ago, 2013

Por Mynor Véliz

@mynor_veliz

Hace algunos días, mientras regresaba de beber un poco con algunos amigos me pasó algo interesante. Mientras regresábamos, una patrulla de la policía hizo la señal para que nos detuviéramos, y lo hicimos. En menos tiempo de lo que imaginamos, los agentes del orden nos tenían acorralados y nos bajaron del vehículo. Aunque no se portaron amables y no tenían razón para tal drama, hicieron su trabajo.

Todo iba bien hasta que hicieron algo que me molestó mucho: Uno de los policías cuestionaba por qué usaba un sombrero, llevaba la barba larga, usaba un piercing en la nariz y llevaba un messenger bag y usaba gafas de marco grueso y grande (graduadas por cierto). Según él, mi aspecto era sospechoso y probablemente no andaba metido en nada bueno y era necesario revisar mis pertenencias y asegurarse si no  tenía tatuajes. Creo que mi cara de inconformidad y lo que recite sobre mis derechos ciudadanos, hizo que desistiera.

Luego de todo el papeleo y demás, regresamos a nuestras casas, pero yo seguía con el mal sabor de boca. Me sentí insultado y juzgado por llevar la ropa y las cosas que me gustan. Un criminal puede usar también traje o llevar prendas de dudoso gusto. Creo que a estas alturas, generalizar o juzgar el libro por su portada es algo completamente estúpido. Pero estamos tan acostumbrados a dejarnos llevar por lo que “dicen” que dejamos de investigar y el criterio propio pasa a segundo plano.

tatuaje 1

Después que mi enojo encontró sosiego y ya más tranquilo, pensé  al respecto de los estereotipos que se dan a partir de la vestimenta en un país tan conservador (para lo que le conviene) como el nuestro. Es completamente ridículo que a alguien se le niegue un trabajo por tener algún tatuaje, que en algunos casos está oculto. Los piercings son vistos como instrumento del demonio y  el cabello largo es sinónimo de vagabundería y ocio. ¿De dónde sacamos estas ideas? Obviamente venimos de un sistema bastante restrictivo, poco abierto y demás. Pero lo bueno es que poco a poco muchos han decidido romper el círculo y hacer cosas diferentes. A pesar de que muchos de ellos han pagado un alto precio y han sido estigmatizados, la sociedad está un poco más abierta a estéticas nuevas, ropa diferente y demás. Si todos nos hemos adaptado, ¿por qué las empresas y las autoridades no lo han hecho?

Todas estas situaciones, a pesar de ser algo superficiales para algunos, son una muestra de cómo el aspecto puede influir en muchas cosas que hacemos y pueden llegar a afectarnos o incluso llevarnos a la cárcel por una confusión. Mi recomendación es que sigamos haciendo cosas diferentes. Con el tiempo, nuestras autoridades y demás tendrán que adaptarse a los cambios. No podemos dejar de ser quienes somos o usar lo que queremos por miedo.

Con todo esto, no quiero decir que se revelen y dejen de acatar las leyes y demás. Es solo cuestión de seguir siendo buenos en lo que hacemos, trabajar duro y mostrar que la ropa, los tatuajes y las joyas que llevamos no tienen relación con hacer cosas fuera de la ley.

tumblr_mo2fs07JaQ1rd36vto1_1280

Post relacionados

  • LunaTangoAfiche

  • Fotografía Oficial Reciclaje de Cápuslas 2017

Comparte tu comentario

  • Comentarios recientes
  • Entradas recientes