Mal Aliento (Halitosis)

10 mar, 2014

El mal aliento o halitosis es un olor ofensivo exhalado de la boca. En un 90% de los casos, las causas de la halitosis está localizada en la boca y puede ser atribuida a: Caries Dental, Enfermedad Periodontal, infecciones en la cavidad oral y mala higiene (principalmente  una lengua sucia cubierta con restos alimenticios).

Ciertos alimentos, como el ajo y la cebolla, contribuyen a tener un aliento desagradable. Una vez los alimentos son absorbidos en la sangre, sus productos metabólicos son transferidos a los pulmones, donde son expulsados mediante la respiración. Estos olores se quitan hasta que el cuerpo elimina el alimento. Además, los alimentos que se acumulan entre los dientes, en la lengua y alrededor de las encías se pueden descomponer, provocando un olor desagradable.

El mal aliento también puede ser causado por una disminución del flujo de saliva denominado boca seca (xerostomía). La saliva es necesaria para limpiar la boca y remover las partículas que pueden causar mal olor. La boca seca puede ser causada por ciertos medicamentos utilizados para controlar algunas enfermedades sistémicas.

Los productos de tabaco causan mal aliento, manchan los dientes, reducen la capacidad para saborear los alimentos e irritan los tejidos de las encías. Los que usan tabaco tienen más probabilidades de sufrir de Enfermedad Periodontal y tienen mayor riesgo de desarrollar Cáncer Oral.

El mal aliento puede ser signo de trastornos médicos como una infección local en las vías respiratorias (nariz, garganta, tráquea, pulmones), sinusitis crónica, drenaje post-nasal, bronquitis crónica, Diabetes, disturbios gastrointestinales, enfermedad del hígado o de los riñones.

Si el odontólogo determina que la boca está saludable y que el olor no es de origen dental, puede que lo refiera a un médico especialista para determinar la causa del mal olor y darle tratamiento.

Algunos consejos para controlar el mal aliento son:

  • Mantener una buena higiene oral
  • Visitar a su odontólogo para que examine la cavidad oral y proporcione tratamiento a la Caries y Enfermedad Periodontal (de las encías).
  • Programar limpiezas profesionales regulares.
  • Cepillarse tres veces al día con una pasta dental con fluoruro para remover las partículas de alimentos y la placa bacteriana.
  • Cepillarse o utilizar un limpiador de lengua.
  • Como mínimo una vez al día, usar hilo dental o un limpiador interdental para limpiarse entre los dientes.
  • Si usa prótesis removibles, quitárselas por la noche. Limpiarlas completamente antes de ponérselas por la mañana.

Fuente: Asociación Dental Americana.

Post relacionados

  • 1-2

  • Oswin Bravo, Claudia Mendoza, Rodrigo Mellado

  • recetario-nutritivo-30-11-2016-2

Comparte tu comentario