Miedo a los colores

11 jul, 2013

Por Mynor Véliz

@mynor_veliz

Pensar en moda es inmediatamente traer a nuestra mente texturas, formas y colores. Estos últimos son en definitiva uno de los pilares de cualquier colección exitosa. Es imposible olvidar la colección de Raf Simons para Jil Sander para la primavera 2011, el trabajo de Ghesquière para Balenciaga en el invierno  2010 y los coloridos trajes de Prada en el invierno 2012. En nuestro país, el tema de los colores es algo bastante interesante. Por un lado, está la gente que ama todo lo que no sea negro, blanco, gris, azul marino o cualquier color que pase desapercibido. Y por el otro, la gente que ama cualquier cosa que pueda verse a metros de distancia.

Me parece bastante gracioso el miedo que mucha gente puede tener por los colores. Tonos como el verde, el amarillo, el naranja, el rojo y cualquier tonalidad brillante causan repulsión. Es bastante común ver las caras de desagrado cuando uno está en alguna tienda y escuchar ese clásico: “¿No tiene esto en negro?”. En mi opinión creo que esto sucede por varias razones:

Inseguridad: La gente en este país tiene una extraña obsesión con no querer llamar la atención. Llevar algo que pueda atraer miradas puede resultar un completo deporte para algunos y provocar serios problemas de seguridad en sí mismos.

Poco conocimiento: Muchas personas no usan colores porque no saben cómo combinarlos. Para algunos,  saber qué color se ve bien con otro puede ser difícil, tedioso y aburrido. Por esta razón, siempre apuestan por lo clásico y prefieren llevar tonos como el negro o gris.

Aparentar tener clase: Por alguna extraña razón, hay personas que creen que el llevar prendas con colores es algo que es sinónimo de poca “clase” o de lucir “corriente” (lo escribo entre comillas, porque lo he escuchado). Yo realmente sigo preguntándome de dónde sacaron esas ideas. Es ridículo privarse de hacer cosas para mantener una imagen o apariencia.

El rosa es para las niñas y el azul para los hombres: La sociedad ha estandarizado que algunos colores se asocien con lo masculino y otros a lo femenino.  Esto no está mal, pero puede llegar a ser un poco estúpido. El usar algo rosado no te va a hacer menos masculino  y llevar algo azul no te va a hacer ver menos femenina. Lo que hace la diferencia es la actitud con la que lleves las prendas.

Al final, creo que cada quien es libre de escoger qué colores llevar. Pero creo que limitarse las opciones por “reglas” que no sabemos de dónde vienen. Disfruta de la ropa que llevas y de los colores. De todos modos, la única opinión que debe importarte es la tuya.

 

Jil

Post relacionados

  • Db5AGZ6VAAA6Q_5

  • Handmade Knitwear

  • Fotografía Oficial LBD

Comparte tu comentario

  • Comentarios recientes
  • Entradas recientes