¡Entérate!

18 oct, 2013

 Si se detecta tempranamente el 80 % del cáncer de mama es curable…

Mito: El cáncer de pecho es contagioso

Realidad: El cáncer de mama no es contagioso. A nadie se le “pega o pasa” el cáncer de mama de otra persona. Cada cáncer tiene sus factores de riesgo que aumentan la probabilidad que este ocurra, pero el cáncer de mama no es una enfermedad contagiosa.

Mito: El cáncer de m ama siempre se presenta en forma de una masa.

Realidad: Un tumor puede indicar cáncer de mama (o una de las muchas condiciones benignas del seno), pero las mujeres también deben estar alertas ante otros tipos de cambios que pueden ser signos de cáncer. Estos incluyen hinchazón, irritación o formación de hoyuelos, pecho o dolor en el pezón, retracción del pezón (hacia adentro), enrojecimiento, descamación o engrosamiento del pezón o la piel de los senos, o una secreción que no sea leche materna.

Mito: Un golpe en el pecho produce cáncer

Realidad: Darse un golpe o lastimarse los pechos no  produce cáncer. En general,  los doctores no pueden explicar la razón por la que algunas personas padecen cáncer y otras no. Pero está claro que lastimarse los senos no aumenta el riesgo de que una mujer padezca cáncer de pecho.

Mito: El cáncer de pecho siempre produce dolor.

Realidad: Es posible que usted sienta o no sienta dolor si tiene cáncer. Por eso, aunque se sienta bien, debe consultar a su médico anualmente para que le haga una prueba de detección de cáncer. El tratamiento contra el cáncer funciona mejor cuando la enfermedad se detecta en una etapa temprana.

Mito: El autoexamen es la mejor manera de detectar un cáncer a tiempo

Realidad: El autoexamen no es la mejor forma de detectar el cáncer, pues cuando una mujer puede palparse el tumor este ya tiene un tamaño de por lo menos un centímetro, lo cual ya es considerable. La forma más efectiva es el la mamografía anual y/o el examen clínico anual realizado por un médico(a).

autoexamen

Mito: El autoexamen es la mejor manera de detectar un cáncer a tiempo

Realidad: El autoexamen no es la mejor forma de  detectar el cáncer, pues cuando una mujer puede palparse el tumor este ya tiene un tamaño de por lo menos un centímetro, lo cual ya es considerable. La forma más efectiva es el la mamografía anual y/o el examen clínico anual realizado por un médico(a).

Mito: Sólo las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de pecho están en riesgo

Realidad: Se ha encontrado que alrededor del 15% de las mujeres con cáncer de seno tienen familiares que han padecido la enfermedad, es decir que el 85% de las personas que tienen cáncer de pecho NO tienen antecedentes familiares. Sin embargo, si un familiar de primer grado (padre, hermano o hija) ha tenido o tiene cáncer de mama, el riesgo de desarrollar la enfermedad aumenta aproximadamente al doble. Tener dos familiares de primer grado con la enfermedad aumenta el riesgo aún más.

Mito: Las mujeres de pechos pequeños tienen menos probabilidades de desarrollar cáncer de mama

Realidad: No hay ninguna relación entre el tamaño de sus senos y su riesgo de contraer cáncer de mama. En realidad es más difícil detectar el cáncer en las mujeres con pechos muy grandes en comparación con las mujeres de pechos pequeños. Todas las mujeres, independientemente de su tamaño del pecho, deben realizarse exámenes de rutina y chequeos.

Mito: El uso de un sujetador con aro metálico aumenta su riesgo de contraer cáncer de mama

Realidad: Las afirmaciones de que los sostenes metálicas comprimen el sistema linfático de la mama, haciendo que las toxinas se acumulan y causan cáncer de mama, han sido ampliamente desacreditadas como anticientíficas. El consenso es que ni el tipo de sujetador que llevas, ni la opresión de la ropa interior o ropa de otro tipo tiene ninguna relación con el riesgo de cáncer de mama. Está muy claro que el usar brasieres o sostenes con varilla no aumenta el riesgo de que una mujer padezca cáncer de seno.

Mito: El cáncer de pecho es exclusivo de las mujeres

Realidad: No. El cáncer de pecho puede ser padecido también por hombres. Es muy rara y es potencialmente fatal. Son pocos los países que cuentan con datos estadísticos de dicha afección, pero se estima que se presenta en un 0,8% del número total casos de cáncer de mama.

73513

Mito: Si usted está en riesgo de cáncer de mama, no hay mucho que pueda hacer

Realidad: Hay muchas cosas que las mujeres pueden hacer para reducir su riesgo, incluyendo la pérdida de peso (si se es obeso), hacer ejercicio con regularidad, reducir o eliminar el consumo de alcohol, y tener regularmente exámenes clínicos y mamografías. Dejar de fumar no estaría mal tampoco.

Mito: Los tratamientos de fertilidad aumentan el riesgo de contraer cáncer de mama

Realidad: Teniendo en cuenta la conexión de los estrógenos con el cáncer de mama, los tratamientos de fertilidad han caído bajo sospecha. Sin embargo, ningún estudio a la fecha ha encontrado alguna relación directa ni significativa.

Mito: Una mamografía cada 5 años ayuda a prevenir el cáncer

Realidad: la mamografía debe realizarse cada año a partir de los cuarenta años, pues los cambios que el cáncer de pecho produce pueden darse en menos de un año.

Mito: Tomar píldoras anticonceptivas disminuye el riesgo de cáncer de pecho

Realidad: Estudios recientesdemuestran que las mujeres jóvenes que toman píldoras anticonceptivas y métodos anticonceptivos inyectados corren un riesgo levemente mayor de padecer cáncer de seno durante el tiempo que las toman y hasta diez años después. Las nuevas píldoras anticonceptivas podrían presentar un riesgo menor que las formulaciones anteriores.

Mito: La cafeína causa el cáncer de mama

Realidad: No se ha encontrado conexión causal entre el consumo de cafeína y el cáncer de mama; de hecho, algunas investigaciones sugieren que la cafeína en realidad puede reducir su riesgo.

images

Mito: Todas las mujeres tienen una posibilidad de un 1-en-8 de contraer cáncer de mama

Realidad: El riesgo aumenta a medida que se envejece. La probabilidad de una mujer de ser diagnosticado con cáncer de mama es de aproximadamente 1 en 233 cuando está en la década de los 30 años y se eleva a 1 de cada 8 en el momento en que ella llega a los 85 años.

Mito: El uso de desodorante aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama

Realidad: La Sociedad Americana del Cáncer rechaza este rumor, pero admite que se necesita más investigación. Actualmente ninguna investigación científica ha demostrado que el cáncer de seno esté relacionado con el uso de desodorantes ni desodorante en las axilas.

Mito: Todas las personas con el cáncer de pecho tienen el mismo tipo de tratamiento

Realidad: El tratamiento indicado para el cáncer de mama depende de las necesidades médicas de cada paciente. Por ejemplo: El estadio del cáncer de la paciente, cuanto se ha extendido el cáncer en el cuerpo de la paciente, los factores de riesgo y factores protectores que tienen la paciente y su estado de salud general.

Mito: Usted no puede contraer cáncer de mama después de una mastectomía

Realidad: Algunas mujeres padecen cáncer de mama después de una mastectomía, algunas veces en el sitio de la cicatriz, o el cáncer original se puede haber diseminado. También puede presentarse en el otro pecho.

Mito: Los implantes de mama pueden aumentar el riesgo de cáncer.

Realidad: Un estudio encontró que las mujeres con implantes mamarios están en mayor riesgo de contraer cáncer de mama. Sin embargo, se encontró que en la mamografía es más difícil detectar los tumores debido a la presencia de los implantes. Los implantes en sí no causan el cáncer.

slide_issue_34462

Mito: Vivir cerca de líneas de alta tensión puede causar cáncer de mama

Realidad: Los estudios no han encontrado ninguna relación entre la enfermedad y los campos electromagnéticos emitidos por las líneas eléctricas. La investigación sobre los posibles factores de riesgo ambiental está en curso.

Mito: Las mujeres con sobrepeso tienen el mismo riesgo de cáncer de mama que las demás mujeres

Realidad: Tener sobrepeso u obesidad hace aumentar el riesgo de cáncer de pecho, especialmente si usted está pasando por la menopausia y / o ganado peso.

Mito: Las mujeres que han tenido ciclos menstruales tardíos (15-18 años) tienen mayor probabilidad de padecer cáncer de pecho

Realidad: Las mujeres que desarrollan antes de los 12 años y/o que experimentan la menopausia a una edad mayor, es decir después de los 55 años, tienen un riesgo ligeramente mayor de padecer cáncer de pecho pues están expuestas por más tiempo a las hormonas estrógeno y progesterona, que las mujeres que desarrollan más tarde y presentan la menopausia siendo más jóvenes.

Mito: La mayoría de los bultos son cancerosos

Realidad: Aproximadamente el 80% de los bultos en los senos de la mujer son causados ​​por tumores benignos (no cancerosos), quistes u otras condiciones. Los médicos alientan a las mujeres a reportar cualquier cambio en absoluto, con la idea de prevenir, pues un cáncer precoz tiene un mejor pronóstico. Su médico le puede recomendar una mamografía, ultrasonido o biopsia para determinar si un bulto es canceroso.

Mito: La mamografía duele

Realidad: El pecho es comprimido por dos placas que lo aplanan y dispersan su tejido. Este procedimiento puede ser incomodo, la presión dura unos segundos y el procedimiento completo toma 20 minutos. No debe causar dolor a menos que la mujer este antes o durante su periodo.

tomatelo a pecho III Una vozlogo_com

Post relacionados

  • Viver

  • Foto Oficial - Nutrition for the Future - Pepsico LATAM

  • historia-hombre-sin-hogar-y-perro-buster

Comparte tu comentario

  • Comentarios recientes
  • Entradas recientes