Patriots y Seahawks se enfretan en XLIX Super Bowl

19 ene, 2015

Los pronósticos se cumplieron y los Patriots de Nueva Inglaterra y Seahawks de Seattle surgieron como nuevos campeones en sus respectivas Conferencias de la Americana (AFC) y Nacional (NFC).

Aunque el camino para conseguirlo fue muy diferente, con los Patriots en plan arrollador y los Seahawks llenos de suspense y dramatismo hasta el último segundo.

Los Patriots con su mariscal de campo estelar Tom Brady y un ataque terrestre demoledor, liderado por el corredor LeGarrette Blount, arrollaron 45-7 –segunda mayor anotación en una final– a los Colts de Indianápolis y lograron su octavo título de la AFC.

Mientras que los Seahawks tuvieron que protagonizar una remontada histórica al superar una desventaja de 12 puntos (7-19) con menos de cinco minutos por jugarse y vencieron, en la prórroga, 28-22 a los Packers de Green Bay.

Triunfo que les permitió revalidar el título de campeones y viajar por segundo año consecutivo al Super Bowl, su cuadragésima novena edición, que se jugará el próximo 1 de febrero en el University of Phoenix Stadium, de Glendale (Arizona).

Irónicamente, los Seahawks, con el entrenador en jefe Pete Carroll, que en el 2000 fue sustituido en el equipo de Nueva Inglaterra por Bill Belichick, buscarán revalidar el título del Super Bowl, algo que no se consigue desde la temporada del 2004 cuando lo lograron los propios Patriots.

Brady y Bellichick se mantienen al frente de los Patriots y estarán en el Super Bowl por sexta vez en su carrera, en busca de lograr el cuarto título, el primero desde la temporada del 2004 cuando se impusieron 24-21 a los Eagles de Filadelfia, en el ALLTEl Stadium, de Jacksonville (Florida).

El partido ante los Colts sólo tuvo algo de emoción durante la primera parte con un parcial al descanso de 17-7 a favor de los Patriots, que siempre estuvieron al frente del marcador y se acabó en el tercero con 21 puntos más del equipo de Nueva Inglaterra.

El culpable no fue otro que Brady, que completó 23 de 35 pases para 226 yardas, con tres envíos de anotación, uno interceptado, lo derribaron una vez y dejó en 100,4 su índice de pasador antes que fuese sustituido por el reserva Jimmy Garoppolo.

Brady tuvo como objetivos en el ataque aéreo al fullback James Develin, con envío de una yarda en el primer cuarto; al bloqueador ofensivo Nate Solder, de 16, y al ala cerrada Rob Gronkowski, de cinco yardas, estos dos últimos en el tercer cuarto, cuando el partido quedó sentenciado.

Los Patriots fueron superiores a los Colts en todas las facetas del juego, pero principalmente en el ataque terrestre que rompió a la defensa del equipo rival como les sucedió en el partido de la temporada regular, que ganaron a domicilio 20-42.

Entonces fue el corredor Jonas Gray el que les ganó 201 yardas de avance por tierra con 37 acarreos y les hizo cuatro anotaciones, marca en la historia del equipo.

Sin poder controlar las acciones de Brady por aíre y la de Blount por tierra, la figura del mariscal de campo de los Colts, el joven Andrew Luck, también desapareció y no pudo ser factor en el partido.

Los Colts no pudieron remontar la desventaja de la primera mitad cuando estuvieron más cerca del empate y Luck hizo mejor las cosas.

Al final, Luck había completado sólo 12 pases de 33 para 126 yardas, sin ningún envió de anotación, y le interceptaron dos, que lo dejó con 23,0 el índice de pasador.

Si los Patriots se exhibieron con Brady, los Seahawks con el mariscal del campo Russell Wilson vivieron los dos extremos, el de la frustración de tener su peor actuación en una primera parte y la euforia de la remontada histórica que les permitió la victoria.

El partido, disputado en el CenturyLink Field, de Seattle, tuvo dos historias diferentes con una primera parte en la que los Packers anularon a la ofensiva de los Seahawks, le hicieron tres interceptaciones a Wilson, y consiguieron una ventaja de 0-16.

Pero en la segunda parte, los Seahawks, como campeones defensores del Super Bowl, surgieron con una remontada de 22 puntos y sentenciaron en la prórroga.

Aunque los Packers a falta de 14 segundos consiguieron empatar a 22-22 el marcador con gol de campo que convirtió el pateador Mason Crosby, en la prórroga, Wilson se reivindicó con un pase de anotación de 35 yardas que le dio al receptor abierto Jermaine Kearse y sentenciaron la victoria de los Seahawks.

Antes también había conseguido un “touchdown” con avance de una yarda y el polémico corredor Marshawn Lynch, a quien la liga le prohibido que llevase puestas unas botas de color oro, le siguió con la anotación de 24 tras el falló cometido por el ala cerrada Brandon Bostik de los Packers al soltar un balón que recuperaron los Seahawks a falta de menos de dos minutos por jugarse.

Wilson siguió en plan de héroe al conseguir la conversión de dos puntos con otro pase milagroso al ala cerrada Luke Wilson que aseguró la ventaja de 19-22, clave dado que los Packers con el mariscal de campo Aaron Rodgers a falta de 14 segundos permitió al pateador Mason Crosby convirtió gol de campo de 48 yardas (22-22).

Luego llegaría el pase decisivo de Wilson y la anotación de Kearse que puso a los Seahawks –favoritos en el mundo de las apuestas– en la gran final, en la que buscarán, a costa de los Patriots, convertirse en la nueva dinastía de la NFL, si consiguen revalidar el título de campeones del Super Bowl.

Al margen de lo que suceda en la gran final, que paralizará a todo el país, en el mayor espectáculo deportivo del año en Estados Unidos, lo que si quedó claro en las finales de conferencia, es que a la edición del 49 Super Bowl llegan los dos mejores equipos que hay actualmente en la NFL.

Fuente: EFE

Post relacionados

  • Foto 2

  • 2

  • Quaker team mesa principal

Comparte tu comentario