¿Quién habla ahora del partido?

06 jun, 2013

 

El partido de ida por los cuartos de final del Torneo Clausura entre Xelajú  y Comunicaciones terminó de la peor forma, un grupo de “aficionados” chivos invadieron la gramilla para agredir a jugadores.

El partido era hasta bueno y entretenido, ambos conjuntos en busca de la victoria cada quien a su muy estilo y estrategia.  Xelajú, sin mucha claridad, volcado al ataque en busca de ese gol que les diera ventaja para la vuelta, y Comunicaciones esperaba una sola al contragolpe. Mientras un abarrotado estadio Mario Camposeco vivía al límite cada segundo que transcurría.

A tres minutos del final cuando el gol pudo haber sido para cualquiera, lo fue para los Cremas, el uruguayo Paolo Suarez sentenció el marcador haciendo alarde de gran calidad dejando tendidos a tres jugadores chivos, incluido el arquero. Marcador 1-2 a favor del visitante que estaba dando un paso importantísimo hacia la calificación.

Al finalizar el partido ocurrió lo lamentable, un grupo de aficionados chivos saltaron a la cancha y agredieron tres jugadores cremas quienes literalmente tuvieron que correr por sus vidas.  Dwight Pezzarossi, José Manuel Contreras y Brayan Ordóñez tuvieron resguardarse en las gradas de una localidad del estadio luego de que algunos estúpidos delincuentes querían cobrarse sus impotencias a punta de vandalismo.

Lamentablemente no es la primera vez que sucede, ya incluso se han tenido que pagar sanciones,  pero la situación no cambia. Es un acto cobarde de un grupo de aficionados desubicados e inadaptados que no entienden la belleza del deporte, que van al estadio por alguna otra razón que no es la futbolística y que portan los colores de un equipo sin saber representarlos.

Hoy la noticia no pasa por el partido sino por los hechos, los noticieros no hablan de juego sino de cómo termino, las redes sociales se inundan de tristes comentarios de lo sucedido; habría que hacerles conciencia a muchos que cuando algo similar pasa no es una persona la que queda mal sino el país, las personas que tengan acceso a las imágenes no van a decir, esos “Súper Chivos”, van a hablar de Guatemala, de los chapines, y eso sencillamente no es justo.

Del tema se pueden hablar muchas cosas, la seguridad en las instalaciones, la negligencia del personal para actuar, el apoyo que los mismos directivos dan a esas porras, en fin,  muchas cosas que criticar. Pero ahora ya no es tiempo, es momento de actuar, quien sea que sea el encargado en estos casos, debe actuar. Esta vez por suerte no paso de un susto y un mal rato para los jugadores y sus familias, pero supongo que no hay que esperar para que los resultados sean trágicos.

Luego me dicen que porque me cuesta tanto hablar de fútbol de mi país, acá les dejo una de las razones.

Por More Guzmán

Post relacionados

  • IMG_3897 (1)

  • RangerWildtrack

Comparte tu comentario

  • Comentarios recientes
  • Entradas recientes