¿Somos “Chapines”?

09 sep, 2013

 

 

 

El próximo domingo cumplimos 192 años de ser una nación independiente, 190 años se ha mantenido hondeando nuestra bandera, 142 años el Quetzal, el ave más bella del mundo, nos ha identificado como región,  79 años tiene la monja blanca de estar representando la flora de nuestro país, 58 años la ceiba frondosa lleva siendo nuestro árbol nacional (pero lleva siglos siendo un árbol sagrado para todos los habitantes de esta región).

 

¿Pero conocer nuestra flora, fauna e historia es lo único que nos hace ser guatemaltecos?

 

Hicimos una pequeña investigación a nivel departamental sobre este tema, preguntamos a varias personas ¿Qué significa ser guatemalteco? y lo primero que respondió la mayoría fue: “Ser chapín es que…”. Lo cuál me llevo a formularme la pequeña, pero importante pregunta “¿Qué es ser chapín?”  y el Politólo y Profesor Universitario Miguel Castillo quien nos comentó que:

 

“Chapin, era un zapato de corcho que usaban las personas acomodadas de Santiago de los Caballeros en la época de la colonia para estar cómodo; el resto de la población usaba caites; esta diferenciación marcó la distancia social entre la zona central y el resto del país (“el interior”) y permite ver que el sobrenombre chapín no corresponde a todo el país.”

 

Por lo que comprendí que el popular término “chapín” está mal empleado.

 

Ahora de las personas que entrevistamos, nuestro comentario favorito fue el que nos proporcionó el estudiante universitario Jose Abu Bassila:

 

576125_10150831050944453_1588637783_n

 

““Ser” de un país no es únicamente haber nacido en un lugar determinado. “Ser” es un sentimiento, una voluntad de pertenencia. Yo soy guatemalteco y esto, ha sido lo mejor que me ha podido pasar en la vida.

 

Siendo nieto de migrantes españoles y libaneses,  puedo decir que soy tan guatemalteco como el Gran Jaguar o el Arco de Santa Catarina. Luego de 23 años de haber nacido y vivido en este país, creo que la mejor manera de representar lo que es Guatemala y su gente, es el fiambre (no soy amante de este platillo típico, pero funciona excelente como ejemplo).

¿Qué es el fiambre? Es una comida que es prácticamente mezcla de todo un poco, proveniente de recetas españolas, transformada con recetas locales, llena de tradiciones,  con sentido familiar, delicioso para muchos y odiado por otros. Pues eso, es ser guatemalteco para mí. Somos un país tan diverso en sus costumbres, en religión,  raíces y maneras de pensar. Tenemos tanta cosas por las que nos debemos de sentir orgullosos, somos un país que fue cuna de los Mayas, una civilización extraordinaria, un país con el lago más lindo del mundo, país del son y de la marimba pero también de “la punta” y el rice and beans. Somos una mezcla de lenguas, una mezcla de culturas, y no solo culturas locales, pero lleno de personas que han tomado a Guatemala como su nueva casa y que son tan guatemaltecos como el Quetzal.

 A pesar de que a muchos nos les guste o en ocasiones nosotros sintamos que las cosas no se ven o están tan bonitas como quisiéramos, es nuestra obligación como chapines, hacer de Guatemala el mejor país para vivir, querer a Guate dentro y fuera, estar orgullosos de lo bueno y reconocer que hay muchas cosas que hacen falta por arreglar. Lo bueno, es que para eso estamos todos, porque Guatemala es nuestra casa, una casa que debemos llenar de amor, alegría, energía positiva y mucha luz en nuestros corazones.

Hoy, tengo un sentimiento, me siento Guatemala.”

Y así nos sentimos todos aquí. Puedes ver los demás comentarios en nuestra revista de Agosto – Septiembre 2013 en su edición impresa y/o digital y te invitamos a que compartas tu opinión sobre lo que para ti es ser guatemalteco.

 

Fotografía Portada: Javier Asturias
 Fotografía 2: Carlos Mansilla

Post relacionados

  • Foto Mitsubishi 1

  • image001 (1)

  • image004

Comparte tu comentario

  • Comentarios recientes
  • Entradas recientes