¿Sufres de celos virtuales?

06 dic, 2013

¿Le espías por Facebook? ¿Has caído en la tentación de leer sus wpp o sus mails? ¿Piensas que está en una web de encuentros? Calma, no dejes que el mundo virtual se apodere de ti. Puedes estar viendo fantasmas donde no los hay, invadiendo la intimidad de tu pareja y destrozando tu relación. Te ayudamos a controlar la situación.

¿Qué hay detrás?

La idea de que sus celos son muy románticos o tu espionaje está justificado es una tontería. Un comportamiento de este tipo, tanto en la mujer como en el hombre , nunca está justificado y esconde algo más. ¿Inseguridad? ¿Un carácter obsesivo? ¿Complejos? ¿Baja autoestima? ¿Miedos exagerados? Si te identificas con este perfil, no caigas en el juego de espiarle, los celos virtuales pueden llevar al extremo tu imaginación.

No lo hagan

Mirar los wpp de tu pareja y espiarle virtualmente es lo peor que puedes hacer, además de que no tienes ningún derecho a violar su intimidad. Si lo haces, los primeros perjudicados somos nosotros mismos . ¿Es que tú no tienes mensajes cariñosos de amigos o incluso de pasadas relaciones que has querido conservar? Cualquiera podría malinterpretarlos fuera de contexto.De mirarle el móvil a caer presa de los celos virtuales hay un paso muy pequeño. Si quieres saber algo, si sientes que te oculta cosas, pregúntaselo abiertamente. No te olvides de que en pareja todos necesitamos también pequeñas dosis de intimidad y espacios privados. Querer controlar al otro puede ser el principio del fin.

Mejor reconocerlo

Sentir celos en algún momento es algo natural, nos pasa a todos y en pequeñas dosis son saludables si puedes controlarlos. Pero si tus sospechas te tienen al borde del espionaje virtual, habla con tu pareja  sé valiente y dile lo que te ocurre.Reconocer el problema y tratar de racionalizarlo, si es posible en pareja, será la clave para superarlo y salvar tu relación. Si no eres capaz de reconocerlo y te dejas llevar por tu imaginación, podrías acabar siendo presa de unos celos patológicos y necesitando ayuda profesional.

¿Dónde está el límite?

Si está pasando, tanto en una posición como en otra, seguramente te cueste darte cuenta. Estas son las señales inequívocas de que tu pareja o tú estáis sufriendo un ataque en toda regla de celos virtuales: entrar obsesivamente en su perfil de Facebook, entrar en su mail, espiar su móvil, interrogarle cada vez que sale de casa, tenderle trampas para pillarle, hacerle reproches, montarle escenas, imaginar que mantienen una relación con cada persona con la que habla… Si esto le está ocurriendo a alguno de los dos, la situación se  ha ido de las manos, la duda y la desconfianza se adueñarán pronto de la relación.

La solución

Si a uno de los dos le están abrasando los celos virtuales, hay que poner el problema sobre la mesa cuanto antes. La comunicación y la empatía con la situación y los sentimientos del otro son fundamentales. Hay que controlarse y no atacar ni reprochar sino intentar escuchar. El celoso tiene que aceptar límites y condiciones si quiere que su pareja siga con él. Y el que sufre los celos tiene que preguntarse por qué soporta una situación así, qué carencia propia hay detrás de eso. Ambos tienen que tener claro que una relación necesita oxígeno y espacios propios para funcionar. Otra regla indispensable es dejar a un lado el móvil, el ordenador y cualquier otro gadget cuando estemos con la pareja, que sienta que tiene y merece toda nuestra atención.

 

 

 

Post relacionados

  • Foto1

  • DaveMool-97

  • Mujeres Grandiosas

Comparte tu comentario

  • Comentarios recientes
  • Entradas recientes